Casi todos por exceso o por omisión,  o por ignorancia, no sabemos cómo mantener un equilibrio en nuestro cuerpo y la velocidad de las funciones metabólicas se reduce en las horas de la noche, por eso el metabolismo se hace más lento.

De ahí la necesidad de ayudarlo con alimentos que no impliquen un  proceso de digestión pesado o complejo.

Una cena desequilibrada es la causa de mala digestión, exceso de calorías que solo  se almacenan en depósitos de grasa, todo eso causa  insomnio, pesadez y estreñimiento. Además, podemos comenzar el día siguiente con dolor de cabeza o falta de energía, aunque hayamos dormido suficiente.

Alimentos no deben incluirse en la dieta nocturna:

1.- Los carbohidratos: Estos  están llenos de calorías. Por lo cual, se recomiendan, de preferencia en el desayuno, ya que  nos proporcionan energía para el día.

Sin embargo por la noche solo se acumularán en nuestro abdomen, caderas y muslos.

Especialmente los carbohidratos vacíos, es decir, que solo aportan calorías como galletas, panes,  pastas, pizzas, pastelillos, etc.

2. Carnes rojas: El  proceso de digestión es muy lento y eso quiere decir que nuestro organismo lo estará digiriendo gran parte de la noche y seguramente se guardará también en el cuerpo (todo eso favorece el incremento de peso)

3. Grasas: Estas  también son alimentos que producen muchas calorías y hacen la digestión más lenta.  Se deben eliminar para siempre el uso de  embutidos como salchichas, jamones, salami, etc. (todas las carnes frías), ya que además de que aumentan la grasa corporal, están llenos de químicos y son cancerígenos.

4. Alimentos que producen gases: aunque a veces pensamos que las verduras nos ayudarán a tener una cena liviana y a mantener nuestro peso,  algunas de ellas como: habichuela, brócoli, coliflor, cebolla, pimentón, lechugas, acelgas. “Producen flatulencia e inflamación intestinal, no son  recomendables para personas con colon irritado”.

5. Frutas: es también un error creer que una cena con frutas es saludable y nos provee pocas calorías. Lo cierto es que si dejamos las tres porciones diarias para esta hora del día, estaremos prescindiendo de otros alimentos que son necesarios; además, estas tienen alto contenido de fructuosa que significa, azúcar.

6. Lácteos: Estos no solo no ayudan, sino que además generan mucosidad en el cuerpo, No son recomendables  solamente porque hay personas intolerantes a la lactosa, sino que   “producen exceso de ácido en el cuerpo”, debido al (caseinato de calcio componente también está presente en salsas de la comida oriental que pueden producir migrañas), también los Lácteos pueden  inducir a reflujo estomacal. En general  (contribuyen a la acidez estomacal)
7. Estimulantes: las bebidas con cafeína provocan insomnio pues bloquean un receptor del efecto sedante: la adenosina. Los estimulantes son una clase de drogas que intensifican la actividad cerebral, ocasionan un aumento en la agudeza mental y el sueño se esfuma.

8. Picante: No es recomendable porque  puede producir reflujo o acidez estomacal.