Las personas positivas generalmente son conscientes de las debilidades suyas y de los demás, sin embargo, fijan su atención en las cualidades de las personas.
Los pensamientos positivos nos dan un sentimiento agradable en nuestro interior y gracias a eso las expectativas hacia los demás disminuyen cada vez más.


También se tiene el entendimiento de “aceptarlos como son” y no querer cambiarlos como nos gustaría que fueran. Al desistir de “pedirles amor”, generamos relaciones más ligeras, armoniosas y duraderas.


Las personas que tienen muchos pensamientos inútiles con frecuencia se sentirán cansadas, agotadas, ya que están gastando su energía en muchos pensamientos sin sentido. (Demasiado pensar nos desgasta).


Por el contrario, si alimentamos nuestra mente con pensamientos positivos, se convertirá en la base para tener una personalidad armoniosa y equilibrada.


Todos nuestros pensamientos ya sean POSITIVOS O NEGATIVOS, crean la realidad en la que vivimos y nuestra forma de ver las cosas, las situaciones y a los demás.


Es muy importante estar constantemente observando mis pensamientos, para cambiarlos de NEGATIVOS A POSITIVOS, ya que A DONDE SE DIRIJAN SUS PENSAMIENTOS ES AHÍ DONDE IRA TAMBIÉN SU ENERGÍA.